Menú Cerrar

Medidas de prevención de riesgo de transmisión del COVID

Riesgo de contagio en espacios interiores.

La importancia de la ventilación.

En espacios cerrados y ambientes interiores, donde hay mucha gente y el aire no se renueva, existe más riesgo de contagio, por lo que es necesario tomar medidas para prevenir la transmisión de virus.

La primera medida que hay que tomar es conseguir que ese espacio esté ventilado, ya sea con ventilación natural, abriendo puertas y ventanas para conseguir una ventilación cruzada que renueve el aire del ambiente, o con ventilación mecánica, ayudándonos de sistemas de climatización.

Estos sistemas de climatización deben evitar la recirculación de aire y maximizar la entrada de aire exterior para asegurar un aire del exterior 100% renovado en el interior del espacio.

Es esencial la buena ventilación del ambiente para evitar flujos de aire recirculado ya que cualquier persona infectada sin saberlo podría emitir aerosoles que, transportados por los flujos de aire, contagien al resto de personas que se encuentren en el interior.

Además, si se utilizan sistemas de climatización, es importante cumplir con las recomendaciones de operación y mantenimiento según la normativa vigente y las Recomendaciones del Ministerio de Sanidad y las organizaciones profesionales.

Para que estos sistemas de climatización produzcan una renovación de aire efectiva, se aconseja una ventilación mínima de aire exterior de 12,5 litros/segundo/persona. Si las actividades realizadas en esos espacios implican una emisión elevada de aerosoles (por ej. ejercicio intenso, canto, etc.) será necesario un nivel de ventilación superior.

También es recomendado contar con medidores de CO2, para comprobar si la ventilación en ese ambiente es adecuada teniendo en cuenta las necesidades del espacio y las recomendaciones de los profesionales.

Aerosoles y purificación del aire.

Ventilar de manera adecuada y efectiva es la medida más importante en ambientes interiores , pero no es la única. La existencia de aerosoles en el aire es un factor de  riesgo si hay personas infectadas en  en el interior de cualquier lugar.

Para poder asegurar que el aire es sano y libre de virus será necesaria la filtración y purificación del aire.

La filtración de aire se puede realizar utilizando filtros de aire con la eficacia más alta posible que aseguren el caudal de aire recomendado y según las especificaciones del sistema de ventilación. Cuando no puedan aplicarse las medidas anteriores se pueden utilizar sistemas de
purificación autónomos con filtros HEPA.

Además de la filtración y purificación del aire, también existen tratamientos germicidas.

Estos tratamientos pueden aplicarse en casos excepcionales como ambientes interiores donde no se pueda ventilar, filtrar ni purificar el aire y donde se generen situaciones con más
riesgo de transmisión.

De forma general, la ventilación mecánica, la filtración y purificación del aire y los tratamientos
germicidas deben realizarse con la supervisión de personal técnico especializado y siguiendo las recomendaciones del Ministerio de Sanidad.

Más información en el Documento técnico de Medidas de prevención y recomendaciones.

CON BIOCOOL consigues:

  • Evitar la recirculación de aire
  • Maximizar la entrada de aire exterior
  • Garantizar la máxima ventilación de 12,5 l/seg/persona
  • Incorpora sistema de control ambiente CO2

Combinar todas las medidas recomendadas por las instituciones de sanidad con la climatización evaporativa de Biocool permite crear un ambiente saludable y seguro para todos los trabajadores y mantener el confort durante el desempeño de su trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*